Un día la URSS y EE.UU. se unieron en el espacio

Encuentro en la órbita de dos mundos distintos y distantes. Hace 42 años, del 17 al 19 de julio de 1975, se llevó a cabo la primera misión internacional de la historia Soyuz-Apolo.

La cápsula espacial soviética Soyuz-19 y el vehículo estadounidense Apolo-18, lanzados el 15 de julio, realizaron el acoplamiento. A unos 200 kilómetros de la Tierra los cosmonautas soviéticos y los estadounidenses se dieron el histórico apretón de manos en la órbita terrestre.

Esta fue la primera vez que las dos potencias espaciales colaboraron dejando a un lado su rivalidad. El encuentro fue la culminación de más de dos años de una intensa preparación técnica, y de una no menos vigorosa actividad diplomática por parte de ambos equipos.

Las conversaciones informales entre el presidente Kennedy y el primer secretario Jruschov habían empezado en 1962, y concluyeron con el acuerdo firmado en Moscú, diez años más tarde, por el presidente Richard Nixon y el primer secretario de la URSS, Leonid Brézhnev.

La importancia de aquella misión ha sido muy grande no solamente para la historia de la cosmonáutica. La misión Soyuz-Apolo fue realizada en pleno desarrollo de la Guerra Fría y se convirtió en un buen ejemplo de una colaboración exitosa entre la URSS y Estados Unidos. En aquel entonces el apretón de manos en el espacio entre el comandante soviético Alexéi Leónov y el estadounidense Thomas Stafford fue seguido con una enorme emoción por los telespectadores de todo el mundo.


Imágenes