Pasteur y la primera vacuna contra la rabia

Un día como hoy en el año 1885, dos científicos franceses, Louis Pasteur y Emile Roux, administraron la primera vacuna contra la rabia a un ser humano.

Antes, casi todas las personas que habían sido infectadas con rabia morían de la enfermedad viral. Luego de solo once pruebas en perros, Pasteur y Roux decidieron intentarlo en una persona; el 6 de julio de 1885 vacunaron a un niño de nueve años, Joseph Meister, que fue mordido por un perro rabioso luego de haberlo golpeado con un palo.

Louis Pasteur salvaba al joven Meister de la rabia y, además, se arriesgó personalmente al hacerlo ya que pudo haber sido procesado por tratar a un niño sin una licencia médica. Pero el procedimiento fue exitoso y fue aclamado como un héroe.

Incluso, no le importaba arriesgarse, como lo recordó el psiquiatra sueco Axel Munthe en su propia autobiografía: "Pasteur en sí era absolutamente intrépido. Ansioso por obtener una muestra de saliva directamente de la mandíbula de un perro rabioso, lo vi una vez, con un tubo de vidrio entre sus labios, obtuvo algunas gotas de la mortal saliva de la boca de un bulldog rabioso al que sostenían dos asistentes sobre la mesa".

Pocas personas han salvado más vidas que Louis Pasteur. Las vacunas que desarrolló han protegido a millones. Al entender que los gérmenes causan enfermedades revolucionó la atención médica. Y encontró nuevas formas para hacer que los alimentos que consumimos no nos hicieran daño.

Definitivamente, Pasteur fue un químico que cambió nuestra interpretación de la biología en forma fundamental. Pero además, al examinar paso a paso su vida, se hace evidente que estuvo a la vanguardia de una nueva rama de la ciencia: la microbiología.


Imágenes