La génesis de la independencia nacional

Se cumple el 207º aniversario de la Revolución de Mayo de 1810, cuando nuestra Patria comenzó a desandar el camino hacia la independencia nacional.

La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos revolucionarios ocurridos en mayo de 1810 en la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.

El 25 de mayo de 1810 es una fecha cara a los sentimientos de los argentinos. Se trata del día en que los miembros del Cabildo de la ciudad de Buenos Aires (capital del Virreinato del Río de la Plata por aquella época) deciden retomar el control del gobierno colonial hasta que el Rey Fernando VII volviera a ocupar el trono de España. De hecho, el nombre que tomará la primera junta de gobierno es el de Junta Conservadora de los Reales Derechos de Fernando VII.

Mucho se ha escrito y dicho sobre este período de la historia nacional, algunos confunden la patria y la argentinidad con esta fecha. En realidad se trata de un período de transición entre lo que dio en llamarse el Antiguo Régimen y la Modernidad. Más apropiado sería afirmar que a partir de allí comenzó a transitarse un camino que llevaría después de muchos años a la formación de la Nación argentina. Los eventos de la Revolución de Mayo sucedieron durante el transcurso de la llamada Semana de Mayo, entre el 18 de mayo, fecha de la confirmación oficial de la caída de la Junta Suprema Central, y el 25 de mayo, fecha de asunción de la Primera Junta.

La Revolución de Mayo inició el proceso de surgimiento del Estado Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad del Consejo de Regencia de España e Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte.

La declaración de independencia de la Argentina tuvo lugar seis años después durante el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816.


Imágenes